Cusco: Callejones, alpaquitas y colores



En Febrero decidí realizar un viaje a Cusco, ya es la tercera vez que lo visito pero aún así siento que jamás me cansaré de ir. Cada vez aprendo más sobre la cultura peruana, mis antepasados, conozco nuevos rinconcitos en la ciudad, nuevos paisajes y en general me encanta la naturaleza que rodea la ciudad.



Quiero compartirles entre fotos, mi experiencia y partes favoritas de los lugares pintorescos que visité y espero que también les inspire a realizar un viaje aventurero hasta Cusco.

La ciudad está llena de casonas antiguas, originales y restauradas, así como también de muros y paredes con piedras angulares originales del imperio incaico, pero también hay quienes han querido imitar este trabajo, sin embargo es claramente notoria la calidad entre ambos diseños. Cada negocio nuevo que entra a la ciudad tiene que adaptarse a la estética de las calles, los colores son monótonos y naturales a excepción de los murales coloridos que se pueden encontrar en distintas calles.






Una de mis partes favoritas de visitar la ciudad es entrar por los callejones angostos, donde se pueden encontrar pequeñas tiendas de artesanías, bares, restaurantes y hoteles. En estos callejones, la estética es mucho más rústica primordiando el uso de madera y piedra para la decoración del local. Aún no entiendo la razón exacta de mi fascinación por estos callejones, pero siento que tiene que ver mucho con la simetría natural de las calle, las veredas, el suelo de piedras rectangulares, y que una vez que estés dentro del callejón solo puedas ver el cielo entre los tejados antiguos de las casas.



Si vas a Cusco, vas a tener que subir muchos muchos muchos escalones si quieres conocer todos los rinconcitos de la ciudad y de sus afueras, pero créanme que vale la pena. La altura es lo que hace difícil llegar a la cima, ya que la ciudad se encuentra a 3,400 msnm, lo cual hace que respiremos con mayor dificultad, cansándonos más rápido. Así que tómense su tiempo y disfruten la vista mientras suben la infinidad de escalones que encontrarán.





Si te gustan los museos y el arte, te encantará Cusco! En todos los tours dentro del itinerario van a ir al Templo del Sol Qoricancha y a la catedral, pero si deseas una experiencia con mayor profundidad puedes añadir más museos al paquete del tour.




Si van a los tours fuera de la ciudad, asegúrense de llevar agua, si tienen mal de alturas pueden tomar mate de coca (a mi me gusta) y de comer lleven galletas, snacks para siempre tener energía en el camino.

Sacsayhuaman: 




Moray:


Cuando fui a Moray me encontré con esta alpaquita (amo las alpaquitas), verán que en la primera foto no puedo ocultar la emoción de que me deje tocarla sin alejarse, en la segunda me inspecciona para ver si soy de confianza y para la tercera foto ya somos amigas. Así que ya saben, lento y seguro, no fuercen la amistad con una alpaca o con cualquiera de sus primos (llamas y vicuñas).


Uno de mis lugares favoritos que visité en este viaje fue el distrito de Chinchero, en la provincia de Urubamba. Todas las calles eran hermosas, siempre limpias y el centro estaba adornado con listones y guirnaldas de colores. Se encuentra en el medio de la naturaleza, rodeada de tierras de cultivo y hectáreas de árboles y grass, lo cual hace que siempre te detengas un momento a admirar el cielo, el horizonte y respirar el aire puro y fresco.
Debo añadir que me siento orgullosa de la siguiente foto, ya que es la primera vez que logro fotografiar un arcoíris tan claramente, y es un bonus extra que esté sobre un campanario.









Si vas a los centros artesanales de Chinchero, encontrarás a varias mujeres realizando trabajos textiles, donde explican que cada prenda es hecha a mano, con tintes naturales extraídos manualmente (proceso extremadamente fascinante de escuchar) y cada pieza cuenta una historia dentro del diseño del tejido. Si decides comprar alguna prenda o recuerdo de Cusco, te recomiendo que lo hagas en este tipo de lugares de artesanos donde vas a apoyar al negocio local y ayudarás a las familias que lo fabrican, en vez de comprar en boutiques de marca dentro de la ciudad donde también hay prendas con buena calidad, pero tu dinero va directo a las ganancias de una corporación. 


Como ya les comenté, fui a Cusco a finales de Febrero, temporada de lluvias. Se que esto puede que sea un factor negativo para muchos, pero la verdad que yo lo disfrute mucho. He paseado por la ciudad mientras llovía a cántaros y las luces de los faroles brillaban más fuerte, y también me he quedado en cama súper abrigada con té caliente, mirando la lluvia caer a través de la ventana. Es una experiencia diferente a la temporada alta de Agosto donde no hay lluvias, pero para mí esto hace que se torne un poco más romántico. 



Y así concluye mi experiencia, espero haberlos animado a visitar Cusco. Ayúdame a compartir este post si es que te ha gustado el contenido :)

- Katy



SHARE:

2 comentarios

© Ekatherina. All rights reserved.
Blogger templates by pipdig